Up Again Spain: Personas

Laboral

1. ¿Qué opciones tienen las empresas y/o qué medidas (vuelta por fases, turnos rotativos, horarios de trabajo escalonados, etc.) están valorando en cuanto a la reapertura del centro de trabajo ?

Cuando el teletrabajo no sea posible, la reanudación de la actividad deberá guiarse por el principio de minimización del riesgo. La vuelta al trabajo deberá ser ordenada y gradual y las actividades que impliquen la concentración de grupos de personas deberían ser las últimas en reiniciarse.

Siempre que sea posible, los empleados deberán mantener la distancia interpersonal de dos metros; y si esto no es posible, deberán adoptar medidas como horarios de trabajo escalonados, vuelta por fases, turnos rotativos, teletrabajo o videoconferencias. Asimismo, las empresas deberían intentar que los desplazamientos de los empleados se reduzcan al mínimo, incluidos los desplazamientos al/desde el centro de trabajo.

La implantación de estas medidas deberá ser analizada caso por caso para evaluar sus consecuencias desde el punto de vista del derecho laboral.

2. ¿Tiene que notificar la empresa a sus empleados la vuelta al centro de trabajo?

La empresa tiene que notificarlo con suficiente antelación a aquellos empleados que estén teletrabajando. No obstante, no existe una normativa específica al respecto, por lo que habría que analizarlo caso por caso.

Cuando la empresa se haya acogido a un ERTE, deberá cumplir las condiciones acordadas con los empleados afectados.

3. ¿Está la empresa obligada a consultar a los empleados o a sus representantes sobre el proceso de regreso al trabajo?

Cuando a la empresa se le permita reiniciar su actividad, deberá comunicar a los representantes de los trabajadores y a los empleados el reinicio de la actividad y la vuelta al centro de trabajo. Si la decisión de la empresa de cesar actividad o de establecer el teletrabajo se tomó sin negociarla con los representantes legales de los trabajadores, entonces la empresa no tendrá que consultarles el regreso al centro de trabajo.

No obstante, la Guía de Buenas Prácticas en los Centros de Trabajo aprobada por el Gobierno (en lo sucesivo, la Guía) obliga a las empresas a implementar un plan de contingencia que identifique los riesgos en los distintos puestos de trabajo y a adoptar medidas de protección. Este plan debería consultarse con los representantes de los trabajadores.

4. ¿Existe algún requisito o recomendación en cuanto al uso de mascarillas u otros equipos de protección por parte de los empleados o al suministro de los mismos por parte de las empresas en los centros de trabajo?

El uso de Equipos de Protección Individual no siempre es obligatorio. La Guía establece que no es imprescindible usar la mascarilla durante la jornada laboral siempre y cuando:

  • el tipo de trabajo no lo requiera, y
  • los empleados puedan trabajar manteniendo la distancia interpersonal mínima de dos metros.

No obstante, la Guía también contempla que las empresas deberán disponer de las existencias adecuadas de equipos de protección individual, sobre todo, de guantes y mascarillas, para uso del personal, cuando así se lo indique el servicio de prevención externo, particularmente para aquellos que estén más expuestos (médicos y sanitarios de la empresa, personal de limpieza y personal que trabaje de cara al público).

5. ¿Cuándo se puede volver a viajar por trabajo y cuáles son los aspectos principales que deben tener en cuenta las empresas?

La Guía establece que, en la medida de lo posible, se eviten viajes y desplazamientos de trabajo y se sustituyan, por ejemplo, por videoconferencias. En esta fase, el movimiento de personas en España sigue limitado, por lo que tiene que existir una buena razón que justifique el viaje; además, debería evitarse el transporte público siempre que sea posible.

6. ¿Pueden los padres seguir trabajando desde casa si las escuelas siguen cerradas?

Durante los tres meses posteriores al estado de alarma, es preferible que los empleados sigan trabajando desde casa, si es posible.

Asimismo, los empleados pueden adaptar sus condiciones laborales (p.ej., horario flexible, cambio de turnos, cambios en el calendario laboral). Los trabajadores pueden reducir su calendario laboral hasta el 100%. Este derecho también será aplicable durante los tres meses posteriores al estado de alarma.